.
.

Leer

Comentario Express: El Peñol: dos pueblos, una historia
Domingo, 23 Julio 2017 14:23 ¡Escribe el primer comentario! Teatro Encarte El Peñol El Gesto Noble El Carmen de Viboral
Por: Andrea Giraldo García.

Obra: El Peñol: dos pueblos, una historia.
Grupo: Teatro Encarte
¿Dónde la vio? Parque principal Simón Bolívar, de El Carmen de Viboral. Festival Internacional de Teatro El Gesto Noble
¿Cuándo? Jueves, 20 de julio de 2017

 

Como pocas veces me ha tocado, tuve la oportunidad de ser espectadora de una obra presentada en una plaza pública; en esta ocasión, en el parque principal Simón Bolívar, de El Carmen de Viboral, en el XXII Festival Internacional de Teatro El Gesto Noble. Se trataba de “El Peñol: dos pueblos, una historia” de Teatro Encarte.

En la obra se aprecian cuatro personajes campesinos: dos mujeres y dos hombres que interactúan dando vida a los habitantes de El Peñol, aquel pueblo antioqueño que fue inundado por EPM para hacer una represa que generara gran parte de la energía de este país.

Al ser una obra costumbrista, se pueden ver diversas muestras de los hábitos típicos de los campesinos peñolenses, como sus vestimentas, sus oficios, sus rutinas y sus maneras de interactuar como vecinos. Mientras tanto, los personajes van narrando lo sucedido antes, durante y después de ese momento histórico, evocando la inmensa nostalgia que pervive tras casi cuarenta años de haber tenido que desplazarse para un “pueblo nuevo” en favor de la industria hidroeléctrica y cumpliendo lo vaticinado por dos sacerdotes que advertían la leyenda de un dragón azul que se tragaría al pueblo.

El escenario se encontraba ambientado con elementos como bultos, canastas y cajas de madera y de cartón que servían para destacar esos modos de vida peñolenses. Sin embargo, no es muy evidente la interacción de los personajes con la mayor parte de la escenografía, lo que me generó la sensación de que ésta no cumplió un rol tan relevante en la función.

Algo que capturó bastante mi atención fue la reiterada alusión a la Iglesia (sentí que para estos personajes sí es con i mayúscula), dejando muy claro el importante punto de referencia que ésta representa para ellos, tanto en el viejo pueblo, antes de la inundación, como después de ésta, ya que aún se ve su cruz por encima de las aguas del río Nare, con las cuales fue llenada la represa.

Y es que mientras contaban estos datos en la obra, se escuchó un fuerte repiqueteo de campanas, como anunciando una misa que ya va a comenzar, y no pude saber si aquel sonido era parte de la producción para resaltar ese referente que era la iglesia, o si provenía de la parroquia Nuestra Señora del Carmen, anunciando, efectivamente, un ritual católico. En cualquiera de los dos casos, ese sonido se ajustó bastante bien a la situación en escena.

Creo que esta obra es un buen ejercicio de memoria, puesto que reconoce aquellas tradiciones de los habitantes de El Peñol, poniendo de manifiesto que “parece como si el pueblo se negara a desaparecer por completo” y que “ahora la historia nos pertenece”, como lo mencionan sus personajes. Además, es una expresión de la importancia que puede tener el teatro como experiencia social y política para evitar el olvido; esto se ve en la representación de los conflictos generados por los intereses económicos y políticos que, así como el conflicto armado, le han costado a la sociedad la dignidad y hasta la vida.

Prev Next
Etiquetado como
Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.